La curiosidad mató al gato

Esta mañana he visto en varias farolas y papeleras de la calle donde trabajo esta pegatina:Calle Santa BrígidaQué intrigante, ¿verdad? La verdad es que cuando lo lees te pica la curiosidad y la primera reacción es ver qué hay ahí.Pero la verdad es que me he resistido y no he entrado todavía a ver qué había. Lo más seguro es que sea publicidad, y de ahí el truco de no escribir el mensaje